Sexto sentido

00:37

Tenemos cinco sentidos: vista, olfato, gusto, tacto, oído. Todos son importantes. Pero mis padres siempre me hablaron de un sexto sentido, la intuición. En la adolescencia y en mi juventud, no presté tanta atención a ello, pero ahora que soy esposa, madre, inversora y emprendedora al mismo tiempo; comprendo mejor sobre la importancia de practicar y pulir este sexto sentido.



Esto lo escribí en el año 2011, en un blog que aún no lo eliminé y está en stand by (en reposo).

El sexto sentido - la intuición...

Últimamente dedico mucho tiempo a la lectura de libros de psicología y filosofía. Estoy tratando de entender y comprender más sobre el sexto sentido, algunos llaman la primera percepción o intuición, otros lo llaman telepatía.

Una amiga me facilitó un texto en el cual se trata de los estudios que se llevaron a cabo con el cerebro. El escrito hablaba de que dentro del cerebro hay tres partes: una parte reptil, otro que le llaman límbico o paleomamífero, y el neocortex o neocortez. Explicaba que ¨el actuar¨ dependía de la parte reptil, o sea que conduce a la acción según la demanda de la mente/cuerpo. ¨El control emotivo o afectivo¨  dependía de la parte límbico o paleomamífero. Por último decía que ¨todos los procesos intelectuales superiores¨, como la resolución de problemas o tener pensamiento crítico/artístico propio de los homos sapiens, dependía de la parte neocortez. El actuar, el tener control emotivo o afectivo y el ser inteligente, todos son importantes. En el texto se enseñaba que nosotros homos sapiens, seres humanos, debíamos ser capaz de aprovechar al máximo las tres partes del cerebro. También comentaba que cuando uno recibe una noticia sea ésta desagradable o agradable, tendemos a actuar al instante y perder el control emotivo/afectivo. En ese momento no somos un ser inteligente, no utilizamos la parte del cerebro característico de los homos sapiens pues actuamos impulsivamente.

En un programa televisivo estaban hablando sobre este tema de la parte del cerebro reptil, decían que los lagartos y los sapos tienen también esta parte del cerebro que funciona para dar orden a la ¨acción¨. También explicaban que la intuición o la percepción dependían de la parte reptil. Una persona que estuvo en el trágico desenlace de las torres gemelas y sobrevivió, contaba que simplemente percibió que algo no estaba bien y que decidió ¨huir¨. Otra experiencia que se citó fue la siguiente: un bombero voluntario que ingresó a la casa con sus compañeros percibió que en ese lugar algo pasaba, por lo cual instintivamente dio la orden de retirar del lugar y esa casa explotó después de unos segundo de haber escapado. Estos hechos pueden ser casualidades o pueden ser algo cierto, pero lo realmente interesante es que estas intuiciones o estas percepciones nos pueden salvar la vida o cambiar el rumbo de nuestra vida hacia el éxito o hacia el fracaso.


Bueno, pasaron 4 años desde que escribí esto la primera vez y realmente estos años lo estuve analizando y probando en mi vida. Lo que descubrí fue lo siguiente: uno tiene que moverse, llevar a acción todo lo que viene en mente (si no tiene tiempo, anotar para hacer después por lo menos). También observé que los animales (vi en perritos) y los niños pequeños, son expertos en actuar al percibir. Esa inocencia de los niños + una pizca de inteligencia + la acción = cultiva el sexto sentido.

Los temas para escribir en esta página, elijo por intuición. A la noche cuando todo está en calma, dedico a escribir sobre lo primero que me vino en mente para escribir en el día. Para las inversiones, uno analiza muchos documentos y se hace también el estudio de mercado; pero muchas veces se confía en la intuición. Como esposa y madre, las necesidades de mi esposo y mi hija, trato de percibir antes de que ellos pidieran (los dos tienen necesidades muy parecidas y simples para satisfacerlas, como el tema de la alimentación, higiene, compañía, etc.) Mi práctica actual que más cuido: llevar a mi niña al sanitario ni bien esa idea de que ella quiere evacuar me viene en mi mente (realmente ayuda mucho para ahorrar pañales) y cuidar la salud de mi familia (en especial del gripe o resfriado), ni bien siento que hace un poco de frío, ya salto para abrigar a todos (generalmente suelo estar más desabrigada que todos los otros para poder captar mejor el cambio de la temperatura).

Si de este sexto sentido depende el éxito o fracaso en la vida, salvarse o no salvarse en un accidente; más vale no perder más tiempo. Los segundos pasan y no vuelven más.

Te puede interesar...

0 comentarios

Entradas populares

Seguíme en Facebook