CREENCIA - CONVICCION EN DIOS Y EN UNO MISMO

00:28



Estos meses estoy trabajando mucho en mi Ser.

Como ser una persona con convicción, con una creencia espiritual, una persona flexible como el bambú. Capaz de sensibilizarse más con la sociedad y con el mundo, y encontrar el propósito de la vida: en qué y cómo puedo ser más útil al prójimo y a la sociedad.

Un resumen de lo que escribí en mi diario estos días:


MI REACCION ANTE LO NEGATIVO

Veo y escucho todos los días, de todo tipo de fuentes, las malas noticias.  Yo trato de captar sólo para ver si puedo ayudar en algo para mejorar, ver si  puedo ayudar al prójimo o a la sociedad de alguna manera. No para alimentarme de las malas noticias, por ello no comparto esas noticias en las redes y trato en lo posible no pensar negativamente sobre la noticia o la fuente de la noticia. Hay una frase en japonés que dice 人の不幸は蜜の味 que significa: la infelicidad de las personas, es miel para las personas. Por esta razón, los medios de comunicación están llenos de noticias tristes. ¿Será que si se escriben sólo cosas positivas por ejemplo en los periódicos, estos no se venderán más?  Y si uno escucha alguna tragedia ¿será que puede orar por la felicidad de esas personas involucradas?


FLEXIBLE COMO EL BAMBU

Si preguntas a las personas, que opina de la muerte, la respuesta de cada persona es tan diferente. La persona que tiene la experiencia de tener a alguien cercano (ya sea familiar o amigo) que murió o alguien que apreciaba falleció, podrá tener una definición; y la otra persona que no tiene esa experiencia es muy diferente el sentido que le dará a la muerte.

Es maravilloso tener una opinión propia de algún tema, escuchar a alguien y sorprenderse pensando, qué interesante su opinión. Siempre tener en cuenta que aunque para mí una remera roja es roja, para una persona daltónica es de otro color, que todo depende de la percepción de la otra persona y eso, se debe respetar.

Esta práctica de flexibilidad lo estoy logrando gracias a la frecuencia que hago en una institución religiosa, hace más de 40 días que estoy yendo todos los días a orar.  :)  Como mi mentor me dice que todos los días se va a orar a un templo sintoísta, yo hago mi parte también.

Cuando alguien me ataca. La razón por la cual me dice o me reclama algo puede que sea cierto, y me sirve para reflexionar mis palabras, acciones, expresiones en general,  el problema a veces es el tono  como me dice. Y ahí sé que tengo que practicar la tolerancia. Yo empiezo a visualizar a la persona, su historia, la historia de su familia. Escucho su versión y soy observadora. Con la cabeza fría, siempre culmino pensando: pobre de esa persona, porque le falta esto, esto, dirige su estrés en mí y trato de verlo desde mi punto de vista maternal (las mamás toleramos muchas cosas, menos los caprichos de los niños).  A veces tardo minutos, otra veces días. Pero trato de solucionarlo en menos de una semana. Es un avance porque antes, tardaba años.

CAUSAS Y EFECTOS

Los sufrimientos de las personas, uno comprende aún más porque uno mismo experimentó. Cuando yo pasé por esos momentos difíciles (divorcio, muerte de una amiga, amigos que no devolvía dinero prestado, depresión, prosopagnocia), yo siempre me quejaba ante Dios. ¿Porqué a mí? Algo así como que sentía que era un castigo. Pero analizando después de meses, o en algunas situaciones luego de años, descubría que sin esas tragedias o sufrimientos, no venía las bondades de ahora o no disfrutaba 100% del presente. Y la vida está llena, realmente llena... de estas situaciones: altibajos.
Es como que todo lo que pasó en el pasado fue un alimento, una fuente, una materia prima para crear este presente. Y estoy muy agradecida que tuve la oportunidad de descubrir esa verdad.

Una vida perfecta sin ningún problema no existe. Sería súper aburrido todo!  Pero afirmar eso es fácil, cuando surge el problema, ¿cómo reaccionar?  Yo ahora sólo quiero descubrir la causa y efecto de todo lo que ocurre a mi alrededor LO ANTES POSIBLE. Si lo consigo captar en segundos, sería lo máximo!  Lo malo y lo bueno, captar porqué ocurren y como moverme para pulir mi ser de acuerdo a esos eventos.

Porque tengo la experiencia maravillosa de haber tenido una crisis financiera, por ejemplo, y no haber comido por 2 ó 3 días, puedo comer con gratitud todo lo que se presente como comida. No tengo rechazo porque soy consciente que el alimento no se tiene que negar ni desperdiciar.Y ahora gracias a Dios, todas las comidas me parecen deliciosas. Me siento tan agraciada de poder saborear todos los días, todo tipo de sabores deliciosos. Estamos agradecidos que podemos acceder a una alimentación sana y deliciosa.


LOS JOVENES DE AHORA

El día que, no llegué a expresar, pero pensé: los jóvenes de ahora... descubrí que estoy en una edad que puedo llamar jóvenes a algunas personas que están a mi alrededor. Trato de no pensar en negativo, sólo a modo de comentario, dar opiniones sobre lo diferente que son los jóvenes de ahora. Me reí muchísimo cuando leí que en la Pirámide, hace miles de años estaba escrito una queja que comenzaba con la frase: Los jóvenes de ahora...

Actualmente estoy casada con un JOVEN, de edad hablamos de 9 años menor. Estaba casada con un hombre 8 años mayor y me divorcié. Recuerdo, sin quejarme, con cariño, que me dolía mucho cuando mi ex marido no me comprendía por la diferencia de edad y cultura. Y esto ahora me ayuda a comprender más a mi marido actual, simplemente debo dejar de ser yo por un instante y comprender desde su punto de vista qué es lo que desea o quiere (por ejemplo, mi marido joven y nuestra niña quieren comer pizza o hamburguesa, hace 10 años, sí me encantaba pero últimamente fast food me cae pesado). Solución, que ellos vayan a comer y yo como algo simple en casa.

Los jóvenes de ahora son MARAVILLOSOS, son pura tecnología y tienen el poder de pensar en la igualdad desde otro punto de vista mucho más afectivo.


LIBERTAD DE SER LO QUE UNO ES

Hoy, creo que el mayor tesoro del mundo es la libertad. La libertad de tiempo, la libertad de ser lo que uno es, la libertad de seguir la verdadera pasión, la libertad financiera, la libertad de expresión. También ser libre de las emociones negativas y expresiones negativas.

Mucho tiempo tuve miedo de ser negada o rechazada por buscar esa libertad. Y muchas veces he perdido confianza en mí misma.

Pero hoy, soy libre. Tan libre que puedo seguir mi verdadera pasión (música, flores y familia) y concentrarme en buscar el propósito de vida: lo único que sé es que debe ser algo que sea útil al prójimo y a la sociedad 世のため人のため!

Te puede interesar...

0 comentarios

Entradas populares

Seguíme en Facebook