良薬口に苦し

23:17

Se dice que un refrán encierra una sabiduría popular, gracias a mi padre japonés, aún puedo escuchar esas frases célebres japoneses que tanto me ayudan cuando  las necesito.

Estos días aprendí esta frase 良薬口に苦し que significa: un buen medicamento tiene sabor amargo.




En mi corta vida tuve tantos mentores, y todos me ayudaron. Algunos ya fallecieron otros aún viven expandiendo sus enseñanzas.

Reflexionando con mi padre, descubrí que los buenos mentores tienen una característica: te dice a veces cosas amargas o no tan agradables para el oído y el corazón. Todo para dejarte un aprendizaje.

Hace unos meses por ejemplo, a mi mentora que vive en Singapur, entusiasmada escribí que empecé a practicar violín porque siempre la música fue mi pasión. Ella me dijo que como sea siga mi pasión y ayudara también a mi niña a descubrir desde pequeña su pasión. Y madre e hija, juntas comenzamos a practicar este instrumento.

Cuando feliz comenté a ella, ella me envió una foto de ella practicando el piano desde hace unas semanas. Y me dijo: yo no me aplaudo por esto, y tampoco te voy a aplaudir porque iniciaste tu práctica. Me aplaudiré y te aplaudiré recién cuando cumpla 10 años practicando el instrumento. Seguro te cansarás a veces, otras veces, creerás que no tienes tiempo para practicar. Pero vas a tener que aprender a aprender, descubrir cómo disfrutar el aprender. A ver si tu perseverancia llega hasta donde, tu pasión por el violín llega hasta donde...

Así como ella, mis verdaderos mentores, siempre tuvieron palabras duras para mí. Pero siempre pensando en mi bienestar.

Un buen medicamento tiene sabor amargo, los mentores son buenos medicamentos y muchas veces muy amargos.

Te puede interesar...

0 comentarios

Entradas populares

Seguíme en Facebook